Blog Section

Alopecia: Un problema frecuente y con factores múltiples

Alopecia: Un problema frecuente y con factores múltiples
La alopecia o caída del cabello. Es un problema más que frecuente y más teniendo en cuenta la cantidad de factores que pueden influir en que en algún momento de la vida se sufra la pérdida del cabello.captura-de-pantalla-2014-04-10-a-las-16-57-22
 
Cuando notamos que se nos cae el cabello solemos pensar en qué época del año estamos, si tenemos alguna carencia alimentaria o si estamos utilizando el producto más adecuado a las necesidades y características de nuestro pelo.
Según algunos autores, las causas de la alopecia también pueden tener otro origen. Así que vamos a adentrarnos un poco más en este problema desde otra perspectiva.
 
Que nuestros sentimientos y la manera en la que asumimos las situaciones cotidianas puedan condicionar el aspecto físico, y en este caso, el estado del cabello y del cuero cabelludo parece que no es sólo una realidad sino una responsabilidad personal que puede llevarnos a escarbar en aspectos de nuestra vida a los que no prestábamos mucha atención.
 
Así hay autores que relacionan la caída del pelo con la imagen que tenemos de nosotros mismos. El cabello representa nuestra fuerza y su pérdida puede resultar de un conflicto en el que nos sentimos desvalorados, separados o desprotegidos.
 
Por ejemplo en la Alopecia Areata: “El pelo se cae a mechones, dejando áreas sin pelo del tamaño de una moneda de veinticinco céntimos. Muchas personas con esta enfermedad solo tienen unas cuantas áreas de calvicie. La enfermedad puede causar la pérdida total del pelo o de todo el vello de la cara y cuerpo”. El conflicto: No sentirse reconocido por el padre ( real o simbólico ). Un resentimiento: “estoy preocupado, me como el coco, pienso mucho….”
 
Las situaciones de miedo y tensión, el afán por controlarlo todo y la pérdida de confianza en la resolución de los problemas puede llevarnos a perder una parte de nuestro aspecto físico (el cabello) que valoramos mucho frente a la imagen de nosotros mismos que ofrecemos a los demás.
 
Louise L. Hay “nos recomienda que cambiemos nuestro modelo mental y que trabajemos en sentirnos amados y aprobados por nosotros mismos, sintiéndonos a salvo y confiados en nuestra vida”.
Pilar González.---